¿Qué es la casualidad?

¿Qué es la casualidad? Una disculpa de los que no entienden las cosas. Basta que yo haya nacido en Ventoso para que desprecie la casualidad.

Ventoso era un pueblo en el que siempre hizo mucho viento. Un pueblo construido cerca de un collado, en un embudo entre montañas por donde se colaba el viento del Oeste.

Las casas de Ventoso también estaban inclinadas; el viento empujaba las plomadas de los albañiles y las burbujas de los niveles de tal manera que, con esas herramientas, los obreros construían las paredes oblicuas, como proas de barco. Las casas de Ventoso, vistas desde lejos, parecía que navegaban rumbo al collado.

Casualidad, Pepe Monteserín y Pablo Amargo

Rex no puede evitar tener la sensación de que no acaba de encajar…

Otro día en Rollos & Ronquidox. Rex es bueno y serio en el trabajo, y, aunque puede que ahora no lo parezca en medio del caos, sus colegas lo aprecian.

—Rex, ¡el informe de la semana pasada estaba muy bien! —le dice Jake, el supervisor, mientras se alza para darle una palmadita en la espalda, aunque acaba conformándose con la rodilla—. ¿Vienes a jugar a los bolos con nosotros, después del trabajo?

—Eh… no, creo que tengo planes —responde Rex entre tartamudeos.

—Ah, vaya. Qué pena —dice Jake, desilusionado.«Yo lo estropearía todo», piensa Rex mientras suelta un suspiro tan fuerte que desparramapapeles por toda la oficina. Le caen bien sus compañeros, pero le da la impresión de que siempre los está molestando de un modo u otro.

—Rex, por favor, ¿podrías… moverte un pelín? Me estás aplastando un poco —se queja Brian desde debajo de la pared de su cubículo.

—¡Lo siento muchísimo! —se disculpa Rex mientras ayuda a Brian a levantarse—. Es por culpa de este trasero tan enorme que tengo.

Luego trata de no moverse y fantasea con lo agradable y fácil que sería la vida si fuera pequeño y pesara poco, como su amigo Peter O’Dactyl, que va por todas partes volando con elegancia.

Rex vuelve a mirar el reloj y cuenta las horas que le faltan para poder irse por fin a casa.

Rex en la cuidad, Gabo Bernstein

Una fábula sobre la aceptación de la diversidad y la capacidad de adaptación

En la ciudad, viven humanos y dinosaurios; más bien conviven con mucha dificultad ya que la mayoría de los dinosaurios son grandes, lentos y torpes. Lo sabe muy bien Rex, un dino muy creativo, que por su gran tamaño tiene siempre la sensación de estar fuera de lugar.

Todo cambia cuando un día Rex ayuda a un amigo en problemas, y descubre que tiene un talento innato: modificar y adaptar objetos para personas con dificultades.

Rex en la cuidad, Gabo León Bernstein

Líneas, el nuevo libro de Suzy Lee

Un artista dibuja una línea con su lápiz, los patines de una niña siguen esta línea. De repente, estamos ante un estanque congelado. Página tras página, nos deslizamos siguiendo el movimiento que crea el baile de la niña sobre el hielo. Sin embargo, una caída inesperada, nos obliga a preguntarnos: ¿qué es real y qué es fantasía en esta historia?

Una original propuesta en la que las imágenes construyen una silenciosa narración con varias capas de significados.

Un tierno ejercicio visual que atrapará tanto a grandes como a pequeños.

Líneas, Suzy Lee

Haríamos bien si pensáramos en nosotros mismos como posibles extranjeros en nuestro país natal

A menudo busco en cada imagen cosas que son lo bastante extrañas como para invitar a un alto grado de interpretación personal, y que aún así mantienen un cierto grado de realidad. La experiencia de muchos inmigrantes mantiene un paralelismo interesante respecto a la mirada creativa y crítica que intento mantener en tanto que artista.

Existe un tipo de búsqueda similar de un significado, un sentido e identidad en un entorno que puede ser alternativamente transparente y opaco, sensible y confuso, pero siempre abierto a una segunda valoración. Me gustaría que, más allá del tema inmediato, cualquier narración ilustrada fuera capaz de animar a los lectores a tomarse su tiempo para ver más allá de lo «cotidiano» de sus circunstancias personales, para considerarlas desde una perspectiva ligeramente distinta.

Uno de los grandes poderes de la narración es el hecho de que nos invite a vivir en la piel de otras personas durante un rato, pero quizás es aún más importante que nos invite a contemplar nuestra propia piel también.

Haríamos bien si pensáramos en nosotros mismos como posibles extranjeros en nuestro país natal. Las conclusiones que sacaríamos de ello que no podrían resumirse fácilmente, razón de más para seguir pensando en las conexiones entre la gente y los lugares, y en lo que queremos decir cuando hablamos de «pertenecer» a algún sitio.

Emigrantes, Shaun Tan

Sé muchas cosas, Ann & Paul Rand

Un clásico infantil editado por primera vez en 1956. Fue considerado, por el New York Times, como uno de los diez mejores libros ilustrados del año.

Claro y rítmico, lúdico e ingenioso, así es el texto de Ann Rand que anima a los más pequeños a reflexionar sobre lo que se puede aprender del mundo que les rodea. ¡Sé tantas cosas! Sé que cuando miro en el espejo soy yo lo que veo.

Las ilustraciones, coloristas e ingeniosas, son del diseñador gráfico Paul Rand.

Sé muchas cosas, Ann & Paul Rand

Paul Rand, uno de los diseñadores gráficos más influyentes y revolucionarios del siglo xx

Paul Rand (1914-1996) está considerado el precursor del diseño moderno en EEUU. Su influencia a lo largo de generaciones es reconocida en todo el mundo. Es sin duda uno de los diseñadores más importantes del siglo XX.

Se inició en los años 30 como diseñador editorial.

Paul Rand muestra un gran conocimiento y una amplia formación personal en Historia del Arte y en particular sobre el Movimiento Moderno: Kadinsky, Klee y los Cubistas.

Este diseñador supo interpretar simbólicamente los elementos geométricos de las pinturas de las vanguardias europeas y convertir sus formas en recursos para la comunicación visual. Supo extraer de lo elitista de las vanguardias los elementos formales para adaptarlos a un lenguaje gráfico de comunicación efectiva e incluso popular.

Manejó con habilidad la yuxtaposición de los símbolos convirtiendo lo ordinario en extraordinario.

El contraste marca su obra, oponiendo figuras orgánicas frente a geometría, colores planos frente a fotografía o rasgados frente a formas definidas. Algo que hoy en día nos parece habitual pero de lo que Paul Rand fue pionero.

Es conocido fundamentalmente como creador de marcas para grandes corporaciones como: IBM, ABC, Westing House, etc…

En el año 1951 en la memoria anual de la AIGA (American Institute of Graphic Arts) se publicaron los trece mandamientos del diseño editorial que reúne la filosofía del randismo, entre los cuales podríamos destacar:

El diseño no consiste en ordenar caprichosamente.
La libertad de expresión no es la anarquía.
El orden, la disciplina y las proporciones no son un monopolio de la cultura griega.
La simplicidad no es la desnudez.
El espacio no quiere decir espacio vacío, la articulación espacial no es la colocación arbitraria de las cosas.
Los ladrillos de cristal no hacen moderna una casa.
Las minúsculas y las letras de palo no hacen moderna la tipografía.
El montaje no es la síntesis de la confusión.
La textura no es una experiencia exclusivamente física.

Estas eran gran parte de las reglas de Rand y para muestra su obra.

Paul Rand fue más que clarividente entendió que ser moderno no era romper con el pasado. Los parámetros clásicos no por serlo resultan antiguos, que la atemporalidad perdura mucho más que la modernidad. Supo situarse por encima
de su tiempo, de tal forma que hoy en día sigue resultando sorprendentemente ejemplar.

A partir de 1955 Paul Rand comienza a trabajar de manera independiente asumiendo clientes importantes pero sin la presión de los intereses de las grandes agencias de publicidad.

Comienza a desarrollar proyectos mucho más personales en los que podemos apreciar gran interés en el trazo aparentemente infantil, sorprendente en la época. En esta línea causaron gran impacto las series de anuncios para la tabaquera “El Producto” que como ya hemos apuntado parecían dibujados por niños.

De igual modo algunos diseños de cubiertas de libros incluyen elementos iconográficos intencionadamente ingenuos. Tal vez esto lleva a la editora Margaret Mc Eldery a proponerle la realización de libros infantiles.

Paul Rand para todos, de Paula Carbonell
Centro de Comunicación y Pedagogía

Es una obra atemporal y brillante, que tenéis que leer sí o sí: ¡un cómic imprescindible!

No podíamos dejar fuera de esta recopilación de cómics para niños a la colección de Hilda y el Trol, toda una joya de la literatura infantil.

Creado por Luke Pearson y convertidos en maravillas por Barbara Fiore, el personaje de Hilda es absolutamente mágico, épico, que nos invita a compartir sus aventuras en un mundo irreal pero fantástico, que nos atrapa con una atmósfera envolvente y adictiva.

Sí, os lo estáis imaginando, Hilda y el Trol no os lo recomendamos únicamente como cómic para niños sino también como cómics para adultos. Es una obra atemporal y brillante, que tenéis que leer sí o sí: ¡un cómic imprescindible!

Os invitamos a leer la reseña del primer volumen de Hilda y el Trol para que os hagáis una idea de la belleza literaria que ofrece.

Reseña del blog Pekeleke

Detrás de un migrante hay una historia de vida

Detrás de un migrante hay una historia de vida, una familia, muchas veces una situación de violencia y una valentía digna de transmitir. Shaun Tan, a través de este libro, nos permite entrar en esa intimidad.

Sin decir una sola palabra, Emigrantes nos sumerge en un mundo realista, pero que permite habitar por un momento en lo fantástico. Ilustra notablemente esa sensación de estar en un lugar desconocido, con animales extraños, frutas exóticas, una arquitectura peculiar y una lengua incomprensible.

Este estilo tan propio del autor, es capaz de inundar de belleza a niños, niñas y jóvenes y de hacerlos reflexionar, de forma no aleccionadora, sobre la migración, la vida y las
esperanzas de los seres humanos.

Reseña del libro Emigrantes de Shaun Tan de la Fundación había una vez