Dos libros complementarios sobre los dos polos de nuestra intrigante existencia

A la hora de crear imágenes sobre la vida y la muerte, puede haber grandes diferencias en como cada cultura afronta los dos polos de la existencia humana. A pesar de que el tema de la muerte aparentemente ha dejado de ser un tema tabú en la cultura occidental, sigue suscitando emociones complejas de expresar cuando esta llega y de forma conflictiva cuando lo hace prematuramente: entre los que aún están por nacer.

Elizabeth Helland ha creado un texto profundo y poético que abarca de forma sincera la inseparable unión entre la vida y la muerte, la magia de la vida y la interminable búsqueda de su significado. Como contraparte Marine Schneider ha logrado con sus lápices de colores, expresar y dar una nueva forma a estos dos personajes, grandes atrayentes y fascinantes por tradición. Sus ilustraciones contribuyen, con su belleza enigmática, a visualizar de una manera serena y reconfortante un proceso del que todos formamos parte: el ciclo de la vida en su inicio y en su fin.

El trabajo colaborativo de esta excelente dupla ha dado como resultado dos libros complementarios sobre los dos polos de nuestra intrigante existencia.

¿Cuál fue el mayor reto a la hora de ilustrar estos libros?
Supongo que fue definir el aspecto que tendrían los personajes de la Muerte y la Vida. Todos coincidimos en que la Muerte tenía que ser diferente de la emblemática figura negra con una guadaña desde el principio. Como el texto es tan fuerte, las imágenes tenían que ser muy coloridas y juguetonas. Conseguí definir el personaje de la Muerte, después de llenar páginas y páginas de mi cuaderno de bocetos. El personaje de la Vida, por alguna razón, fue más fácil. Su personaje es tal vez menos “fuerte” que la muerte, pero traté de hacer que los escenarios contaran la historia y causaran un impacto en el lector. El libro de la Muerte, también fue un desafío, ya que era mi primer libro álbum. A pesar de que sabía que quería ser ilustradora de libros infantiles desde muy temprana edad, me preguntaba: ¿podré hacerlo? ¿Se convertirá en un hermoso libro que los niños quieren coger de su estantería? Después de hacer el primero, me encantó tanto el proceso que estuve aún más segura de que ¡yo había nacido para esto!

Uno de los momentos más emotivos en la historia de Soy la muerte es cuando se habla de la muerte de los neonatos, algo totalmente nuevo que enfrenta con valentía una realidad. La imagen que acompaña esta parte del texto es una de las imágenes emblemáticas de este álbum. ¿Qué pensaste al leer está parte del texto y cómo llegaste a la imagen de la constelación?
En Bélgica, de donde soy, no somos tan abiertos a la hora de hablar sobre la muerte. La escondemos, o usamos otras palabras para describirla. ¡Imagínate cuando leí esa parte del texto! Pensé, espera un minuto, ¿este libro es realmente para niños? ¿Cómo reaccionarán los lectores? Fue un poco chocante para mí, pero después de reflexionar sobre ello, pensé que, si vamos a hacer un libro sobre la muerte, hablando de todas las formas y las ocasiones en que la muerte viene, hablar de los bebés no nacidos era absolutamente necesario. También fue muy difícil encontrar la manera correcta de ilustrar un texto tan poderoso: al principio, la imagen era la misma que ahora, pero sin la pequeña constelación del bebé. Svein, el editor de Magikon, sugirió que la imagen sería más potente si el bebé fuera una constelación. ¡Pensé que era una idea brillante!

¿Con qué parte del texto de los dos libros te quedarías?
Mientras hacía el libro de la Vida, murió un muy buen amigo mío, y pensé que si la representaba en el libro, la mantendría viva en cierto modo. En la página con el marinero, tatué su nombre en su brazo. Es una ilustración muy especial para mí, y siempre lo será.

Soy la vida / Soy la Muerte
Elizabeth Hellan Larsen y Marine Schneider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.