Prefieren una posible muerte en el mar que una muerte segura en casa. Entrevista a Patrick Kingsley

¿Por qué tantas personas de distintos países, religiones y clases sociales lo abandonan todo poniendo en riesgo su vida para venir a Europa? La respuesta no es fácil, ni siquiera para quienes se han dedicado a estudiar este fenómeno. Por eso en el año 2015, el periódico británico The Guardian decidió que era necesario contar con un periodista que se dedicase en exclusiva a informar con detalle sobre la crisis de refugiados.

Patrick Kingsley fue el escogido. Desde entonces trabaja como corresponsal de migraciones y ha viajado por más de veinte países para entrevistar a migrantes, traficantes, cargos políticos y todo tipo de personas, buscando respuestas que nos ayuden a comprender la complejidad de esta situación y la responsabilidad que tenemos los europeos frente a ella.

De esta experiencia se nutre su libro La nueva odisea (Deusto). Un reportaje en el que somos testigos de cómo Hashem al Souki huyó de Siria y emprendió un accidentado viaje para poder asegurar el futuro de sus hijos. Hablamos con su autor sobre el trasfondo de esta historia.

Patrick, en los últimos años has conocido a familias que huyen de Afganistán o Iraq, también a chicos y chicas que abandonan Siria. Todos tienen un nombre y una historia. Por ejemplo, Adam que con 15 años abandonó su casa en Eritrea para llegar a Europa. ¿Qué lleva a unos y a otros a dejar sus países y emprender un peligroso viaje de miles de kilometros con un destino incierto?  La mayor parte de las personas que han llegado a Europa en estos años, huye de algún tipo de violencia. Si son sirios, intentan escapar de la guerra más salvaje de nuestro tiempo. Si son eritreos, huyen de la más autoritaria de las dictaduras. Quienes vienen de Iraq y de Afganistán, provienen de países inmersos en uno de los conflictos bélicos más largos de la historia reciente que, además, estuvo en  gran medida originado por la intervención de Occidente. A Europa también llega un pequeño porcentaje de personas que huyen de la pobreza y de la falta de oportunidades en sus países de origen, pero según la Organización de Naciones Unidas, la mayoría lo hace de la guerra y la represión.

Cuando los periodistas hablaís de las personas que llegan a Europa utilizáis diversos términos, a veces os referís a refugiados, otras veces, a migrantes. ¿Existen diferencias entre estas dos palabras? Para mi la palabra migrante es un término neutral. Describe lo que una persona está haciendo: migrar, se está moviendo entre distintos países. Esta palabra no indica por qué lo hace. En cambio, la palabra refugiado tiene un sentido legal. Sugiere que la persona ha tenido que abandonar su país para preservar su vida. Por eso, solo deberíamos emplear refugiado para referirnos a quienes ya les ha sido concedido el asilo político.

Aunque la palabra migrante no debería tener una connotación negativa, a raíz de la presente crisis, algunos periodistas comenzaron a emplearla de forma inadecuada; intentando sufgerir que un migrante no necesita de nuestra protección. No es alquien que tenga que refugiarse de la guerra.

Como respuesta, otros periodistas intentaron usar una palabra distinta para mostrar a los migrantes de una forma más amable. Empezaron a referirse a ellos como refugiados, para recordar a sus lectores que estaban hablando de personas que sí necesitaban refugio porque huían de la repesión y de la guerra. Personalmente, intento seguir usando migrante para referirme a alguien que está en el trayecto, que aún no han llegado a su destino.

Como corresponsal de migraciones has tenido que seguir de cerca las diferentes medidas que la Unión Europea ha adoptado durante estos años, ¿qué piensas de de la respuesta que ha tenido Europea hacia la crisis que está viviendo? La Unión Europea piensa que puede acabar con la inmigración haciendo que sea muy difícil llegar a Europa: lo hace construyendo muros y confinando a los refugiados en países en los que sus derechos no son respetados. Pero si hay algo que he aprendido cuando investigaba para escribir mi libro, es que la migración no se puede parar. La gente siempre se ha movido y siempre lo hará, porque le temen más a aquello de lo que le huyen que a lo que se puedan encontrar allá donde vayan. Por eso arriesgan sus vidas en pateras que muchas veces se hunden en el Mediterráneo. Prefieren una posible muerte en el mar, que una muerte segura en casa.

Europa debería darse cuenta de que las opciones no están entre que haya o no migración. Hay que elegir entre una migración regulada y una sin regular. No podemos parar este fenómeno, sólo podemos regularlo para que las condiciones mejoren. La forma de hacerlo, es establecer rutas legales y seguras para llegar a Europa. Esto beneficia a ambas partes: a los migrantes y a los europeos. Para los que llegan, habría una alternativa a las condiciones infrahumanas a las que tienen acceso actualmente. Y, a sus vez,  los europeos podrían manejar la situación caótica de hoy en día. Un emigrante siempre preferirá viajar legalmente si tiene la posibilidad de hacerlo, aunque sea pequeña.

Según tu punto de vista, ¿es posible que crisis de refugiados se deba a la ola de migración sino en el modo en el que la UE la está asumiendo? No creo que crisis de refugiados sea un término adecuado por dos razones. Primero, porque no tiene por qué ser una crisis: el número de personas que llegaron el año pasado, un millón, es bajo si lo comparamos con la población de la UE, 500 millones.Segundo, porque si es una crisis no es una crisis de refugiados, sino una crisis de asilo: una crisis de nuestras políticas de asilo defectuosas.

Debería ser posible para países tan ricos lidiar con esta cifra de refugiados, pero nuestro sistema de asilo no está funcionando adecuadamente. Países como Grecia e Italia, deprimidos económicamente, tienen que lidiar con el grueso de la crisis, y no estamos siendo suficientemente rápidos en la reubicación de personas de Grecia e Italia al resto de Europa.

Cada vez es más frecuente oír noticias sobre ataques terroristas islámicos como por ejemplo, las pasadas navidades en un mercadillo en Berlín. Si uno de nuestros lectores te confesase que teme que la llegada de inmigrantes venga acompañada de una ola de terrorismo, ¿qué le contestarías? Los refugiados sirios están intentando escapar del terrorismo que vimos en Berlín. Por eso vienen, porque quieren vivir en paz. De donde vienen, hay un ataque terrorista de ese tipo todos los días. Niños como tú mueren por las bombas a diario. Ellos no quieren que se reproduzca esa violencia en los lugares a los que llegan.

Revista ¡La leche!
Revista para los que sueñan con la paga
Primavera 2017#4

Dossier Refugiados. Entrevista de Inés Puig

 

Tres libros con una gran dosis de humor y un final sorprendente

Atascado
Un divertido libro sobre la determinación de un niño de valerse por sí mismo.

 

El mejor libro para aprender a dibujar una vaca
Dos infalibles técnicas para dibujar una vaca.

 

Cómo atrapar al monstruo de tu armario, en 10 sencillos paso
Diez ingeniosos pasos para que los niños cambien temores por sonrisas.

 

 

Wolf Erlbruch es un minucioso visionario

Wolf Erlbruch hace de las cuestiones vitales algo accesible y manejable para lectores de todas las edades. Su obra muestra lo pequeño dentro de lo grande con humor y una calidez profundamente arraigada dentro de una perspectiva humanística. Domina con maestría el arte del dibujo sobre la base de una larga tradición al tiempo que abre nuevas ventanas de creatividad. Es un minucioso visionario.

 

Wolf Erlbruch emprende a menudo expediciones existenciales, planteando con humor y agudeza cuestiones importantes sobre el sentido de la vida y la muerte. El pato y la muerte es un tierno relato sobre un pato al que visita la muerte, es considerado como un clásico de nuestros días y ha sido descrito con frecuencia como el libro más hermoso sobre la muerte jamás publicado. Con su contenido sencillo y depurado – apreciado por adultos y niños por igual– constituye una reflexión tanto sobre las condiciones de la vida como acerca de la presencia e inexorabilidad de la muerte. Uno de los títulos más controvertidos que Erlbruch ha ilustrado es L’ogresse en pleurs (1996), con texto de Valérie Dayre. En este cuento, aparentemente de miedo, sobre una mujer que quiere comerse a un niño se abordan cuestiones difíciles pero importantes en torno a la relación entre hijos y padres, sobre la simbiosis y la libertad y acerca del amor y el terror a la pérdida.

La creación visual de Wolf Erlbruch, al que se le considera un innovador dentro del arte de la ilustración, parte de una larga tradición y se caracteriza por sus líneas contundentes y una gran seguridad en los trazos. El autor combina a menudo distintas técnicas: collage, dibujo con lápices y tiza, experimentos gráficos y acuarela. En sus historias aparecen con frecuencia animales (y, en particular, osos) como personajes e hilos conductores, por ejemplo, en El milagro del oso (2002) y El oso que no estaba (2015).

Wolf Erlbruch ha sido reconocido con varios galardones, entre otros, el Deutscher Jugendliteraturpreis y el Premio Hans Christian Andersen por el conjunto de su producción y el Premio de Literatura en Memoria de Astrid Lindgren.

THE ASTRID LINDGREN MEMORIAL AWARD

Dos libros ilustrados para despertar la curiosidad científica de los niños

El profesor Astro Cat y las frontera del espacio  es un apasionante viaje, lleno de sorpresas y descubrimientos, alrededor del Sol, de la Tierra, de la Luna y de los planetas.  Los niños, guiados por el profesor Astro Cat, descubrirán los secretos del espacio, desde el Big Bang a la sucesiva formación de las estrellas y de las galaxias. Incluye también información sobre las misiones en el espacio o las nuevas tecnologías relacionadas con la ropa de los astronautas o la alimentación espacial. Un libro para leer por capítulos o como una historia.

La aventura atómica del profesor Astro Cat es un álbum ilustrado y una primera enciclopedia sobre el fascinante mundo de la física.  Un viaje por los pilares de la ciencia para explicar los secretos de la gravedad, la composición de los elementos de la Tierra, el átomo, la tabla periódica, las moléculas, la masa y la densidad, las razones que provocan la flotación y el movimiento de los cuerpos, cómo nos afecta la presión atmosférica, las leyes de Newton…

El libro incluye Astrodatos un glosario sencillo y clarificador sobre los diferentes términos que se exploran en el libro; una útil herramienta para captar el interés e incitar a los niños a conocer más sobre la física.

Mi querido gatito, Jimmy Liao

Jimmy Liao describe la soledad y el desconcierto de la vida urbana con su agudeza habitual.  Jimmy dibuja los sentimientos de melancolía, ansiedad, aflicción y frustración con su estilo poético. Un libro empático y conmovedor.

Sin haberme recuperado aún del sueño
de la noche pasada, me viene a la
mente otro sueño esta noche y soy
incapaz de distinguir entre la realidad
y la fantasía.

El domingo por la mañana, alguien
canta y me despierta, pero vuelvo a
dormirme al rato.

Su canción me llega a través del techo
blanco, del rosal marchito, del agua
que gotea del aire acondicionado,
del suspiro del despertador.

Su canción me llega de lo más
profundo del bosque, de la playa
envuelta en la niebla.

En la ciudad nunca consigo
levantarme, me doy la vuelta
y me duermo otra vez.

¿Eres tú quien canta?
Desafinas.

Mi querido gatito, Jimmy Liao

Si me piden un regalo especial para un niño especial, siempre me acerco a la sección de Barbara Fiore

Muchos de los elegidos son de Barbara Fiore, porque suelen destacar por su combinación de sensibilidad del contenido y belleza de sus ilustraciones. La noche estrellada de Jimmy Liao es de mis libros “regalados” favoritos, adoro ese sentimiento de amistad tan puro. Las reglas del verano es ideal para esos niños avispados y con ganas de descubrir secretos. Flora y el flamenco de una extrema y delicada belleza. Y El profesor Astrocat ha ayudado a muchos niños a entender el universo y el mundo desde una ilustración espectacular. Si me piden un regalo especial para un niño especial, siempre me acerco a la sección de Barbara Fiore. ¡Y esto no es peloteo!

 

 

Recomendaciones de la Librería Sopa de sapo

Librería infantil – Haur Liburudenda
Plaza de Indautxu
C/Aretxabaleta, 6
48010 Bilbao

Librería Sopa de sapo: muchos de los libros que salen de nuestra librería lo hacen con la intención de llegar a lo más profundo del corazón de un niño o niña

Yo me reencontré con la literatura infantil ya de adulta. El que diga que es fácil escribir para niños está muy equivocado, el niño es el ser humano más exigente e impaciente que existe. Si algo no le gusta, te lo dice, sin tapujos y con argumentos normalmente sólidos, aunque no queramos entenderlos. Por eso en literatura infantil hay obras maestras. Y con las lecturas de estas obras maestras me delito cada día. Los últimos gigantes, El libro de la selva, Las brujas… Son joyas de la literatura, independientemente de que estén destinadas al público infantil. En Sopa de Sapo nos gusta tener estos libros clásicos y también las novedades. Tratamos de tener un amplio abanico de libros para que todo el que quiera buscar algo especial, lo encuentre.

Estamos en el centro de Bilbao, delante de una plaza maravillosa en la que juegan muchos niños a diario. Me gusta ver como esos niños buscan un hueco para entrar a la librería y elegir un libro para esos momentos de introspección, que cada vez necesitan más. También pasan por aquí muchos autores noveles, que buscan inspiración y consejo. Por eso hemos creado recientemente un servicio de asesoría en literatura infantil, Laboratorio de Cuentos.

Como seguro que intuyes, muchos de los libros que salen de nuestra librería lo hacen envueltos para regalo y con la intención de llegar a lo más profundo del corazón de un niño o niña.

 

Librería Sopa de sapo

Librería infantil – Haur Liburudenda
Plaza de Indautxu
C/Aretxabaleta, 6
48010 Bilbao

Libros en el buzón. ¿Mau iz io?

Seguimos aquí, compartiendo con vosotros de vez en cuando las maravillas que nos van entrando en el buzón. Hoy vamos con ¿Mau iz io?, de  la norteamericana Carson Ellis. Nos llega traducido por Barbara  Fiore.

 

Y cuando decimos traducido, es traducido, porque de lo mejor que tiene este libro es ese idioma desconocido que hablan los artrópodos protagonistas de esta encantadora historia. En el enlace podréis comprobar como la versión original de este lenguaje inventado por Carson Ellis se transforma en otro cuando Barbara Fiore lo adapta al español. Es un curioso caso de traducción para comentar, ya que a pesar de que los diálogos son indescifrables también al inglés es obvio que la sonoridad original brota del contexto idiomático anglosajón.

Así, cuando los bichitos anglosajones dicen Du iz tak?, los hispanos dicen ¿Mau iz io?. Cuando aquellos exclaman «Unk gladdenbootl», estos se regocijan «¡lz muña-muña.!». El significado de sus diálogos es un misterio interesante que podemos lanzarnos a investigar con los niños sirviéndonos de  los dibujos.

Más allá de esta curiosa anécdota interesante para las escuelas de traducción, saboreamos el libro con todo su delicado arte. Las ilustraciones realizadas limpiamente en acuarela y tinta; los encuadres finamente diseñados a ras de suelo para respetar ese espacio que los acontecimientos botánicos irán invadiendo poco a poco; el desarrollo dramático de plano fijo, casi teatral, donde los personajes van haciendo sus aparición, la ausencia de narrador.

El argumento arranca con el gran interés que suscita entre la población insectil un pequeño brote en el suelo del bosque. A medida que el milagro vegetal va desenvolviéndose, crece la expectación, crece el público que se congrega a su alrededor, incorporan en sus juegos a la planta y de súbito llegará un intruso, la araña.

Nos gusta el universo de Carson Ellis, y no podemos evitarlo. Tiene la facultad de entrar con asombrosa facilidad en los mundos imaginativos de la infancia. Se veía claramente en su obra Mil hogares (Alfaguara, 2015), pero la que hoy compartimos con vosotros, en nuestra opinión, es una construcción  literaria  mucho  más lograda. ¡No se  la  pierdan!

Reseña de Fuera de margen

 

 

 

 

 

Entrevista a Carson Ellis

Autora de ¿Mau Iz io?, galardonado como Mejor Libro Álbum 2017 por el Gremio de Editores de Madrid, ostenta una fructífera y premiada carrera como artista tanto en el ámbito de los libros ilustrados, como de la industria discográfica y la ilustración editorial. Su centro de operaciones, una granja en Oregón donde vive con Colin, sus dos hijos, un gato, dos llamas, dos cabras, una oveja, diez gallinas, una familia de lechuzas y una multitud insondable de ranas ha sido la fuente principal de inspiración para la creación de su último libro álbum… un libro con un lenguaje muy especial.

¿Qué tan parecido es ¿Mau iz io? a la vida real  alrededor de una granja

¿Mau iz io? podría situarse en cualquier lugar fuera, en un patio trasero o en un parque de la ciudad. En cualquier lugar que pueda encontrar algo de suciedad y un pedazo de madera. Esa es una de las cosas que me gusta del libro: que podría inspirar a los niños a mirar a su alrededor y buscar los mundos minúsculos que existen en lugares comunes.

¿Cuál es tu proceso creativo cuando escribes e ilustras?

Depende del libro. Estaba acostada en la cama con mi hijo que se estaba quedando dormido cuando tuve la idea de ¿Mau iz io? Permanecí tumbada en la oscuridad pensando en la historia, en cómo se vería, en cómo funcionaría el lenguaje, hasta que lo resolví. Luego, escribí un manuscrito para eso. Después, una vez que le pedí a mi editor que lo publicara, hice un borrador para él, que básicamente fue la maqueta del libro.

Pero me costó trabajo descubrir cómo contar la historia. Es un libro sin palabras, excepto por el diálogo, todo en un idioma inventado, por lo que las palabras no ayudan a transmitir la narración y cada pequeña decisión visual era importante. Revisé el borrador una y otra vez; recibí comentarios de toneladas de personas.

Estuve retocándolo durante meses. Luego, una vez que el borrador lo sentí cerrado, pasé meses experimentando con diferentes técnicas, enfoques y dimensiones del arte. Luego, finalmente, me senté para hacer las ilustraciones finales, la parte agotadora que mencioné anteriormente, duró alrededor de seis meses. Totalmente diferente fue Home que lo escribí en 20 minutos y esbocé todo el libro en dibujos en miniatura casi tan rápido.

Todo el asunto fue concebido en una hora más o menos y no cambió mucho desde ese momento. Sabía exactamente cómo quería pintar el arte y mi editor tuvo muy pocos comentarios. Y luego ilustrar novelas para niños es un tipo diferente de trabajo. Leo el libro haciendo notas cuando llego a las escenas que quiero dibujar. Hago una lista de todas estas ilustraciones, las dibujo, obtengo comentarios de mi editor sobre los bocetos y luego hago el arte final. Sigo lidiando con muchas de las mismas decisiones con respecto al medio, tamaño, etc. pero el proceso es mucho menos complicado de lo que es cuando estoy ilustrando un libro ilustrado porque el arte juega un papel mucho menos crítico.

¿Qué es lo primero, las ilustraciones o el texto de un libro, o varía de un proyecto a otro?

Creo que varía. En general, el texto es lo primero. ¿Mau iz io? fue un poco diferente porque el concepto fue primero y fue visual. Tenía en mi cabeza una idea en imágenes, pero lo primero que hice con esa idea fue escribirla, no dibujarla. Me pareció más fácil transmitir la idea inicial a mi editor de esa manera.

¿Ídolos de la ilustración?

Alice y Martin Provensen, Ben Shahn, Tomi Ungerer, Blexbolex, Ivan Bilibin, Taro Gomi, Tove Jansson, muchos más.

¿El libro infantil favorito de todos los tiempos que no ilustraste?

Me encanta Shaker Lane, un pequeño libro ilustrado de Alice y Martin Provensen. Y mi amigo Mac Barnett me mostró Fish is fish de Leo Leonni y pensé que era un libro perfecto.

¿Mau iz io?, Carson Ellis

Fuentes: Erin Austen Abbott y The Children’s Book Review

 

Contestar cuál es mi título preferido del catálogo de Barbara Fiore es más difícil que elegir pareja

Contestar cuál es mi título preferido del catálogo de Barbara Fiore es más difícil que elegir pareja: ¿La reflexiva fantasía de Jimmy Liao? ¿Las intemporales e imaginativas historias de Shaun Tan? ¿La sugerente simplicidad de Suzy Lee? ¿La fina ironía de El oso que no estaba o el disfrute que supone cada una de las pequeñas maravillas de su selecto catálogo?

Creo que si tuviera que rescatar solo una de un incendio sería Emigrantes, de Shaun Tan, ese magistral y delicioso cómic sin palabras sobre la aventura que supone emigrar, no solo al tener que enfrentarse a lo desconocido y hostil sino al hacerse necesario encontrarse a uno mismo ante esas dificultades.

Recomendación de la Librería Venir a cuento.
Emigrantes, Shaun Tan