Haríamos bien si pensáramos en nosotros mismos como posibles extranjeros en nuestro país natal

A menudo busco en cada imagen cosas que son lo bastante extrañas como para invitar a un alto grado de interpretación personal, y que aún así mantienen un cierto grado de realidad. La experiencia de muchos inmigrantes mantiene un paralelismo interesante respecto a la mirada creativa y crítica que intento mantener en tanto que artista.

Existe un tipo de búsqueda similar de un significado, un sentido e identidad en un entorno que puede ser alternativamente transparente y opaco, sensible y confuso, pero siempre abierto a una segunda valoración. Me gustaría que, más allá del tema inmediato, cualquier narración ilustrada fuera capaz de animar a los lectores a tomarse su tiempo para ver más allá de lo «cotidiano» de sus circunstancias personales, para considerarlas desde una perspectiva ligeramente distinta.

Uno de los grandes poderes de la narración es el hecho de que nos invite a vivir en la piel de otras personas durante un rato, pero quizás es aún más importante que nos invite a contemplar nuestra propia piel también.

Haríamos bien si pensáramos en nosotros mismos como posibles extranjeros en nuestro país natal. Las conclusiones que sacaríamos de ello que no podrían resumirse fácilmente, razón de más para seguir pensando en las conexiones entre la gente y los lugares, y en lo que queremos decir cuando hablamos de «pertenecer» a algún sitio.

Emigrantes, Shaun Tan

Sé muchas cosas, Ann & Paul Rand

Un clásico infantil editado por primera vez en 1956. Fue considerado, por el New York Times, como uno de los diez mejores libros ilustrados del año.

Claro y rítmico, lúdico e ingenioso, así es el texto de Ann Rand que anima a los más pequeños a reflexionar sobre lo que se puede aprender del mundo que les rodea. ¡Sé tantas cosas! Sé que cuando miro en el espejo soy yo lo que veo.

Las ilustraciones, coloristas e ingeniosas, son del diseñador gráfico Paul Rand.

Sé muchas cosas, Ann & Paul Rand

Paul Rand, uno de los diseñadores gráficos más influyentes y revolucionarios del siglo xx

Paul Rand (1914-1996) está considerado el precursor del diseño moderno en EEUU. Su influencia a lo largo de generaciones es reconocida en todo el mundo. Es sin duda uno de los diseñadores más importantes del siglo XX.

Se inició en los años 30 como diseñador editorial.

Paul Rand muestra un gran conocimiento y una amplia formación personal en Historia del Arte y en particular sobre el Movimiento Moderno: Kadinsky, Klee y los Cubistas.

Este diseñador supo interpretar simbólicamente los elementos geométricos de las pinturas de las vanguardias europeas y convertir sus formas en recursos para la comunicación visual. Supo extraer de lo elitista de las vanguardias los elementos formales para adaptarlos a un lenguaje gráfico de comunicación efectiva e incluso popular.

Manejó con habilidad la yuxtaposición de los símbolos convirtiendo lo ordinario en extraordinario.

El contraste marca su obra, oponiendo figuras orgánicas frente a geometría, colores planos frente a fotografía o rasgados frente a formas definidas. Algo que hoy en día nos parece habitual pero de lo que Paul Rand fue pionero.

Es conocido fundamentalmente como creador de marcas para grandes corporaciones como: IBM, ABC, Westing House, etc…

En el año 1951 en la memoria anual de la AIGA (American Institute of Graphic Arts) se publicaron los trece mandamientos del diseño editorial que reúne la filosofía del randismo, entre los cuales podríamos destacar:

El diseño no consiste en ordenar caprichosamente.
La libertad de expresión no es la anarquía.
El orden, la disciplina y las proporciones no son un monopolio de la cultura griega.
La simplicidad no es la desnudez.
El espacio no quiere decir espacio vacío, la articulación espacial no es la colocación arbitraria de las cosas.
Los ladrillos de cristal no hacen moderna una casa.
Las minúsculas y las letras de palo no hacen moderna la tipografía.
El montaje no es la síntesis de la confusión.
La textura no es una experiencia exclusivamente física.

Estas eran gran parte de las reglas de Rand y para muestra su obra.

Paul Rand fue más que clarividente entendió que ser moderno no era romper con el pasado. Los parámetros clásicos no por serlo resultan antiguos, que la atemporalidad perdura mucho más que la modernidad. Supo situarse por encima
de su tiempo, de tal forma que hoy en día sigue resultando sorprendentemente ejemplar.

A partir de 1955 Paul Rand comienza a trabajar de manera independiente asumiendo clientes importantes pero sin la presión de los intereses de las grandes agencias de publicidad.

Comienza a desarrollar proyectos mucho más personales en los que podemos apreciar gran interés en el trazo aparentemente infantil, sorprendente en la época. En esta línea causaron gran impacto las series de anuncios para la tabaquera “El Producto” que como ya hemos apuntado parecían dibujados por niños.

De igual modo algunos diseños de cubiertas de libros incluyen elementos iconográficos intencionadamente ingenuos. Tal vez esto lleva a la editora Margaret Mc Eldery a proponerle la realización de libros infantiles.

Paul Rand para todos, de Paula Carbonell
Centro de Comunicación y Pedagogía

Es una obra atemporal y brillante, que tenéis que leer sí o sí: ¡un cómic imprescindible!

No podíamos dejar fuera de esta recopilación de cómics para niños a la colección de Hilda y el Trol, toda una joya de la literatura infantil.

Creado por Luke Pearson y convertidos en maravillas por Barbara Fiore, el personaje de Hilda es absolutamente mágico, épico, que nos invita a compartir sus aventuras en un mundo irreal pero fantástico, que nos atrapa con una atmósfera envolvente y adictiva.

Sí, os lo estáis imaginando, Hilda y el Trol no os lo recomendamos únicamente como cómic para niños sino también como cómics para adultos. Es una obra atemporal y brillante, que tenéis que leer sí o sí: ¡un cómic imprescindible!

Os invitamos a leer la reseña del primer volumen de Hilda y el Trol para que os hagáis una idea de la belleza literaria que ofrece.

Reseña del blog Pekeleke

Detrás de un migrante hay una historia de vida

Detrás de un migrante hay una historia de vida, una familia, muchas veces una situación de violencia y una valentía digna de transmitir. Shaun Tan, a través de este libro, nos permite entrar en esa intimidad.

Sin decir una sola palabra, Emigrantes nos sumerge en un mundo realista, pero que permite habitar por un momento en lo fantástico. Ilustra notablemente esa sensación de estar en un lugar desconocido, con animales extraños, frutas exóticas, una arquitectura peculiar y una lengua incomprensible.

Este estilo tan propio del autor, es capaz de inundar de belleza a niños, niñas y jóvenes y de hacerlos reflexionar, de forma no aleccionadora, sobre la migración, la vida y las
esperanzas de los seres humanos.

Reseña del libro Emigrantes de Shaun Tan de la Fundación había una vez

Recomendamos: ¿Mau iz io?

¿Sabes cuál es el lenguaje de los insectos? ¿Cómo se comunican entre ellos? La autora, Carson Ellis, ha inventado un lenguaje extraño con el que los protagonistas, hormigas, escarabajos, caballitos del diablo, arañas y mariquitas, se comunican. ¡Sorprendentemente acabas entendiéndolo!

Una historia muy divertida.

Recomendación de la Biblioteca Marc de Cardona
¿Mau iz io?, Carson Ellis

Un libro sobre no rendirse ante las situaciones límites, de dejar atrás vidas truncadas, de perderlo todo

“Antes estaba el mar” habla de la soledad a través de los ojos de un niño que vive su infancia con tranquilidad, pero que después de un hecho indefinido, una guerra o un desastre natural (aquí la interpretación del lector), ve como el mundo que lo rodea desaparece.

Con la sencillez del blanco y el negro, el protagonista quiere huir y lo intenta saliendo literalmente del libro, pero no puede, está atrapado y se queda solo, su familia y sus amigos se han marchado.

Su historia ha quedado vacía; intenta recomponer su vida con lo que encuentra y arreglar lo que el desastre ha dañado, pero no lo consigue. A pesar de todo, no se rinde hasta que encuentra una salida y consigue llegar a un lugar donde tener una vida mejor.

Esta historia podrá ser interpretada de una manera u otra según con qué ojos se analice pero, sin duda, nos encontramos ante un libro que habla de las fugas hacia adelante, de no rendirse ante las situaciones límite, de dejar atrás vidas truncadas, de perderlo todo.

Un tema muy actual, un libro didáctico y pedagógico.

Reseña de Meggie Folchart para el blog Bibarnabloc

Antes estaba el mar, Éleonore Douspis

Un árbol rojo lleno de vitalidad

… El resultado después de mucho garabatear fue una serie de paisajes imaginarios que sólo quedaban conectados por un mínimo hilo de texto y por la silenciosa figura de una chica que siempre aparecía en el centro y con la que el lector está invitado a identificarse.

Al principio se levanta y encuentra un montón de hojas oscuras que caen del techo de su dormitorio y amenazan con aplastarla silenciosamente, con abrumarla. La chica vaga por una calle, a la sombra de un pez gigantesco que flota por encima suyo.

Se imagina a sí misma atrapada en una botella encallada en una playa solitaria, o perdida en un paisaje extraño. Se encuentra en un pequeño bote entre grandes barcos que están a punto de chocar y, a continuación, encima de un escenario frente a un público misterioso, sin saber qué hacer.

Cuando parece haber perdido toda esperanza, la chica vuelve a su dormitorio y descubre un pequeño brote rojo en medio del suelo de la habitación, que pronto crece hasta convertirse en un árbol rojo lleno de vitalidad que llena su cuarto con una cálida luz. Cada una de las imágenes está abierta a varias interpretaciones en la ausencia de una descripción que las complemente. La mínima historia que pueda haber allí intenta recordarnos que, del mismo modo que los sentimientos negativos son inevitables, la esperanza siempre consigue mitigarlos.

El árbol rojo, Shaun Tan

Una delicada joya que harás las delicias del lector

Valentina, la hija del emperador, era una niña insoportable, caprichosa y tirana, cuya mayor ambición era su inmensa colección de pájaros. En su maravilloso jardín albergaba pajareras, en las que guardaba aves de llamativos y hermosos colores, de las formas más extrañas y de la naturaleza más extravagante; que sus subyugados sirvientes, bajo pena de muerte, se encargaban de conseguir en cualquier rincón del mundo. Pero para la princesa de sangre no era suficiente.

Una de sus pajareas estaba siempre vacía. La aparición de un astuto y desconocido sirviente, lograrás dar respuesta a la última y más extraña demanda de la princesa, despertando en la pequeña villana actitudes y emociones hasta entonces desconocidas para ella.

Anna Castagnoli nos deleita con un crudo y dinámico relato, que con su dubitativo final deja que sea el lector quien haga sus propias conjeturas.

Carll Cneut se encarga fantásticamente de la ilustración desarrollando una opulenta y elegante muestra de exuberantes aves. La utilización de una gama cromática fija, en la que se mezclan colores cálidos con blancos y negros y el juego con diferentes tipografías; enfatizan la carga emocional de la historia, marcando el ritmo de la narración y dotándola de la fuerza necesaria para hacer de La pajarera de oro una intensa, pero delicada joya que harás las delicias del lector.

Almudena González
Revista Peonza #121