Tras licenciarse en Traducción e Interpretación y Filología Hispánica en la Universidad de Granada, pasó unos años en China dedicado a la traducción, el periodismo y la enseñanza del español. Posteriormente apostó por dedicarse en exclusiva a la traducción literaria y por su teclado han pasado autores como Thornton Wilder, Washington Irving, Donald Barthelme o Matthew Desmond. En su trabajo con editoriales independientes como Automática, Capitán Swing, Gallo Nero o Nórdica, ha abordado varios textos con usos particulares de la lengua como los de los personajes antillanos de Solos en Londres, de Sam Selvon; el desquiciado William Fisher de Boston: Sonata para violín sin cuerdas, de Todd McEwen; o la autobiografía del proxeneta Iceberg Slim en Pimp: memorias de un chulo.

Recientemente se ha iniciado en la traducción de obras para el público infantil de la mano de Barbara Fiore. Desde hace años da salida a su activismo cultural con la organización de talleres de lectura en las librerías Libros Prohibidos y Ubú Libros.