Esconderse en un rincón del mundo

Marzo 2010 | 978-84-93750-61-9 | Rústica | 104 pág. | 19 x 26 | 20€ Comprar

Todos tenemos un lugar adonde acudimos a refugiarnos cuando necesitamos huir del día a día, cambiar de perspectiva o tratar de digerir las contradicciones del mundo. Tiene las propiedades casi mágicas de hacernos sentir protegidos y seguros en momentos de duda, de preocupación o de tristeza. Es un lugar distinto para cada uno de nosotros y no siempre se trata de un lugar físico. Además, no todos llegamos a él por la misma ruta: unos llegan a través de un libro, otros compartiendo un momento de juego con sus hijos, otros al ver una película…

Es especial porque es donde somos nosotros mismos, sin máscaras ni disimulos. Liaov afirma no saber cómo describirlo y, sin embargo, uno tiene la impresión de conocer su rincón del mundo cada vez mejor, quizá porque resulta tan desconocido e intrigante como familiar y reconocible.

A través de una serie de coloridos paisajes, Liao nos presenta un lugar en el que todo tiene cabida, también la melancolía y la añoranza. No se trata de un lugar idílico, pero las historias tristes que se esconden aquí puedan acabar convirtiéndose en algo distinto: En cualquier rincón del mundo, todos pueden sentir que su dicha es completa.

Todos necesitamos escondernos en un rincón del mundo de vez en cuando. Cada uno tiene el suyo propio, pero las reglas son las mismas para todos: Desconecta por completo, olvídate del tiempo. Solo tienes que hacer lo que te apetezca a ti, tranquila y alegremente.

Esconderse en un rincón del mundo

Al llegar al rincón del mundo, por favor, guarda silencio. Desconecta por completo, olvídate del tiempo, y luego empezarás a descubrir este mundo extraño y conocido a la vez.

Es igual que en una biblioteca, no se puede molestar a los demás porque sí. Tampoco puedes fisgonear lo que hacen ni qué libros están leyendo. Solo tienes que hacer lo que te apetezca a ti, tranquila y alegremente.

No hay que gritar de ningún modo ni alborotar por nada. Aunque se produzca una emergencia, solo se pueden hacer señas en clave.

esconderse_1160-1

En el rincón del mundo, todo lo que está hecho se puede deshacer,
el curso del tiempo se puede invertir lentamente.

Puedes jugar en un jardín, pero cuidado, no pisotees las bellas y delicadas flores. El viento te acaricia suave y las mariposas aletean gráciles.

El ropero mágico y misterioso está en la linde del bosque: de vez en cuando un niño con una sonrisa de oreja a oreja abre la puerta y grita jubiloso hacia el cielo: «¡He vuelto! ¡Ya vuelvo a estar aquí!».

No voy a deciros cómo me escondo yo en mi rincón del mundo. Pero puedo revelaros cómo lo hacen los demás. Algunos, en sueños, se adentran en otro universo.

 

2 comentarios sobre “Esconderse en un rincón del mundo”

  1. Soy Malen tengo 9 años soy de Bs. As. y amo tus libros.Mi preferido es ESCONDERSE EN UN RINCÓN DEL MUNDO.Yo quiero ser escritora cual es tu consejo para mi.

    Muchas gracias Malen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *