27 de enero. Lluvia

Alquilé un trozo de mar, pero el dueño no quiso irse.
Al ponerse el sol, no pude contener las lágrimas.
En el cuarto oscuro del océano, solo pude ver
los ojos chispeantes de una ballena.

Hermosa soledad, Jimmy Liao