Hay libros singulares que te pueden impactar inicialmente por su formato (43 x 29), de una verticalidad llamativa, acentuada por la propia ilustración de portada en este caso.

Detrás del impacto, en la Casualidad que nos ocupa hay un verdadero descubrimiento interior, una realidad cálida y atractiva. Quédese, por favor, el lector con esta referencia y esta afirmación, que las ocasiones son únicas a veces. La casualidad es «una disculpa de los que no entienden las cosas». Y no por casualidad ocurren algunas especiales en Ventoso, un pueblo «en el que siempre hizo mucho viento», de tal manera que sus habitantes «nacíamos ya con cierta inclinación a llevarle la contraria».

A pesar de que intentó el protagonista-narrador que su amiga Racha no creyera en la casualidad cuando deshojó una margarita —«me quiere, no me quiere…»—, lo cierto es que ahí la perdió.

Una historia muy breve, muy sencilla, muy hermosa. Y original. Contada con sencillez, la imaginación poderosa preside esta lectura, a la que ayudan —sí son, en este caso, inseparables— las ilustraciones, en blanco y negro, una prodigiosa combinación entre técnica y capacidad de fabulación, elementos que encierran una enorme posibilidad de sugerencia y visualización de otros mundos.

Un gusto, en fin.

A.G.

CASUALIDAD

Septiembre 2011 | ISBN: 978-84-15208-10-5 | 32 páginas | Cartoné | 13 x 43 | 18,00€

Comprar