La infancia de Shaun Tan en Perth, Australia, lleva entrañablemente archivada una memoria de robots, caballos voladores, dinosaurios, episodios de The Twilight Zone, libros de Ray Bradbury, postres de tarta de manzana y cómics guardados en un viejo baúl.

Se trata de un reino imaginario que, ahora, cuando ya es un ilustrador de renombre internacional, sigue aflorando en su obra con insólita elegancia.Si un libro –cosa difícil– puede llegar a resumir de forma satisfactoria la carrera de un artista, en el caso de Tan ese libro sería El rey pájaro y otros esbozos, una mágica colección de apuntes, dibujos del natural, ideas y borradores.Cada ilustración que enriquece este volumen nos conduce a un territorio surreal y emocionante, que se vincula a los libros más conocidos de Tan: Los Conejos (The Rabbits, 1998), La cosa perdida (he Lost Thing, 1999), El árbol rojo (The Red Tree, 2001), Emigrantes (The Arrival, 2006) y Cuentos de la periferia (Tales from Outer Suburbia, 2008).No solo eso. El rey pájaro despliega intereses de Shaun Tan paralelos al dibujo, y también confluencias con otros creadores. Recordemos que Tan ha inspirado a bandas de rock como Lo-Tel, a compañías teatrales como el Jigsaw Theatre y el Red Leap Theatre, y a diversos cineastas que han convertido sus fantasías gráficas en memorables cortometrajes.Desde que su primera ilustración profesional fue publicada por la revista Aurealis en 1990, Tan ha consolidado un estilo peculiar en el que el dibujo a lápiz vale tanto como el collage, y los perfiles monocromáticos se alternan con explosiones de color.

¿Influencias? Quien repase las páginas de este libro irá descubriéndolas… Los diseños abigarrados de Terry Gilliam, el aire psicodélico que Heinz Edelmann y Milton Glaser dieron a la película Yellow Submarine (1968), las películas de Tim Burton y Ridley Scott, los cuadros de Francis Bacon y René Magritte, las pesadillas ilustradas de Edward Gorey, la pintura ukiyo-e de Katsushika Hokusai…

Desde luego, no le cuesta trabajo admitir sugerencias, pero en la mayoría de los casos es él quien ejerce como inspirador, como cuando colaboró como artista conceptual de los films de animación Horton y Wall-E.

El rey pájaro

Ya ven que definir a Tan como ilustrador de libros intantiles –pese a todos los premios que respaldan esa actividad– brinda una etiqueta que no es del todo satisfactoria. En realidad, su obra es una aleccionadora experiencia visual que solo puede explicarse como auténtica poesía: luminosa unas veces, con una amargura punzante en ocasiones, pero nacida siempre de la excitación creativa.

Guzman Urrero
Leer artículo original

EL REY PÁJARO

Marzo 2011 | ISBN: 978-84-15208-02-0 | 128 páginas | Cartoné | 21 x 15 | 18,00€

Comprar