Una particular versión del Diluvio Universal y de cómo la amistad de un perro sirve para que Noé pueda mantener a flote su Arca. Hace mucho, mucho tiempo, cuando hacía poco desde que empezó a existir el mundo, se puso a llover. Era una lluvia tremenda, de esas que te dejan totalmente empapado, de las que caen en tromba desde todas las esquinas del cielo y no paran un momento.

Un hombre que se llamaba Noé dio con la solución: se puso a construir un bote salvavidas en el que proteger a personas y animales. El barco estaba hecho de árboles altos y grandes, y se llamaba Arca. Como todos sabemos, Noé subió a bordo del Arca a todos los animales que pudo encontrar: El último fue el perro, que subió pasito a pasito a bordo del barco de Noé. Era uno de esos mestizos, de raza tan mezclada que era imposible saber qué clase de perro era. Pero el hocico parecía muy grande y negro y suave, eso estaba bien claro.

Noé estaba súper liado atendiendo a todos los animales cuando una mañana temprano, cuando ya llevaban veinte días y veinte noches en el ancho mar, empezó a entrar agua en el Arca. Antes de que se inundara el barco, en el que entraba el agua a toda velocidad, Noé tuvo la idea de colocar al perro para tapar ese agujero, que no era más grande que el tamaño de una nuez.

No sabemos si el perro estaba muy contento con la tarea que le habían asignado pero no se movió de allí. Sabía que su amo quería que estuviese quietecito, tapando bien el agujero. Hasta que un día el perro empezó a oler diferente y el barco chocó contra algo. Había dejado de llover y volvía a verse la tierra firme. ¡Por fin podrían bajar! Ay mi lindo perrito, susurró Noé, y le rascó en la barriga con mucho cariño. ¡Guau! ¡Guau! respondió el perro, dándole un beso a Noé con el hocico mojado. El perro no tendría que volver al mar, pero su hocico se quedaría frío y húmedo para siempre.

La historia de por qué los perros tienen el hocico húmedo es un álbum infantil que sorprende desde el principio. Las originales ilustraciones de Øyvind Torseter, prestigioso y premiado ilustrador noruego, enmarcan un sorprendente remake del Diluvio Universal y el Arca de Noé, historia que quizá muchos niños escuchen por primera vez. Para los que tenemos perro, especialmente un perro marrón y mestizo, es una historia especialmente emotiva de amistad entre un hombre y un perro que pone de manifiesto la lealtad y entrega que sólo este animal puede darnos. El protagonista, un perrito dulce donde los haya, se sacrifica durante días porque su amo se lo ha pedido y gracias a su sacrificio pueden salvarse todos y volver a repoblar la Tierra. Una historia muy original que nos parece idónea desde unos 6 años, aunque, como siempre decimos, puede leerse en familia desde un poquito antes, siempre en función de los gustos y nivel de desarrollo lector que tenga cada niño.

 

Pekelele

LA HISTORIA DE POR QUÉ LOS PERROS TIENEN EL HOCICO HÚMEDO

Noviembre 2014 | ISBN: 978-84-15208-64-8 | 32 páginas | Cartoné | 24 x 34 | 16,00€

Comprar