El pasado 27 de septiembre se presentó al público, en la Sede de la Universidad de Alicante, la magnífica edición de La feria abandonada, un libro ilustrado por Pablo Auladell, con textos del propio Pablo, Rafa Burgos y Julián López Medina. Actuando de maestra de ceremonias Rosa Mª Castells, la directora en funciones del MACA.

Una colaboración entre escritores e ilustrador que se basa fundamentalmente en la amistad, y en el cultivo de unas relaciones que ha dado como resultado una obra de características muy personales y de un cuidado exquisito. Pero vayamos en primer lugar a la imagen, al trabajo de ilustración. Pablo Auladell es uno de los grandes ilustradores españoles, su trayectoria es impecable, sus premios lo avalan. Dentro de esta especialidad es un virtuoso que enamora a quien ve su trabajo. Está involucrado en la vocación y profesión de la ilustración más allá de lo estrictamente habitual, siendo el presidente de la asociación de ilustradores valencianos, imparte clases y conferencias en universidades en Italia, organiza eventos, exposiciones, talleres, relacionados con su actividad.

Pero este libro es un proyecto en el que Pablo lleva trabajando varios meses, quizás años. Cuando, en la Lonja, tuvimos la oportunidad de exponer una visión de su trabajo, en el Ciclo Arte Último 21 días, el pasado año, algunas de las láminas que hoy forman parte del libro ya figuraron con una presencia importante en la selección mostrada. Con gran generosidad nos ofreció parte de este work in progress que Pablo llevaba ya seguramente en este maridaje con los dos escritores, Rafa y Julián, y que ahora nos ha sorprendido. La presentación fue una acto coral llevado a cabo por Rosa María, dando voz a cada uno de los personajes del libro, cada uno hablaba como en tiempos pautados de mutuo acuerdo, nos introdujeron en los misterios de este libro, con modos relacionados con el lenguaje poético del que el texto da fe. Trató de describir el origen que relaciona a estos tres creadores, con referencias a sus actitudes y escenas o recuerdos de la infancia, y de una ciudad ya casi desaparecida o en vías de ello. La feria como representación de esa mirada hacia el mundo imaginativo que nos hace a todos protagonistas de nuestra vida, identificando palabras e imágenes que forman parte de nosotros. Pablo se sirve, para su repertorio iconográfico en este libro, de una cierta referencia a la obra que Picasso realiza sobre el mundo del circo, a principios de siglo XX. Con unos personajes inmersos en un paisaje que, cada vez, con el paso del tiempo en el trabajo de Auladell, están más cerca del alicantino o mediterráneo. Un paisaje más severo y naturalista que el habitual de la ilustración tradicional, influido sin duda por aquel estudio que Pablo realizó para el catálogo sobre la obra de Emilio Varela, y que tantas puertas le abrió al entendimiento de su obra plástica y de su mirada hacia al arte en general.

Esta feria abandonada nos remite a la vida pero también al sueño, a la invención de la vida y sus monstruos, aunque también de sus beldades. La imagen de la belleza, del juego, de lo inasible, de un mundo animal de extrema singularidad que se construye con imágenes fantásticas y referencias a la historia del arte y de la literatura, El Bosco, más poético, el minotauro…. Un mundo en el que la figura humana pasa por todos sus estadios, infancia, juventud, madurez,.... Y la música que también está presente en sus ilustraciones, cómo no, Pablo compone y canta con un grupo musical. Distintas alusiones al tránsito, al viaje interior, al cine de barrio y al gran cine de Fellini, del que formamos parte todos nosotros.
Un libro que despierta también la emoción de la aventura, la aventura que significa el acto creativo con todos sus riesgos, el editorial y al mismo tiempo el humano. Una convergencia de intereses que los tres autores han superado y que ha resultado tan fácil en estos momentos tan extraños en los que la vida se muestra tan problemática e insolidaria.

La feria abandonada

Las imágenes del libro nos muestran, una vez más como en todo su trabajo como ilustrador, las características de su dibujo, esfumatos y líneas precisas, rostros, cuerpos, manos que se sensibilizan para revelar actitudes que nos sitúan ante la visión personal que Pablo hace de la tradición clásica, en el mejor sentido, de la gran pintura.
La trascendencia de este trabajo se puede apreciar en la cuidada edición, en su formato, en su diseño, donde el gusto por la elección de un papel de calidad se ve recompensado porque podemos apreciar la estructura formal del arrastre del lápiz, de las sombras o las pequeñas alusiones a breves motivos de color, insinuaciones que remarcan el carácter pictoricista del buen hacer de Pablo. Un verdadero encuentro con el libro de autor, de autores, con sus personales visiones del presente, apoyadas en el pasado, con las que cada autor reflexiona, para darnos ese mundo de sensaciones que nos invade a lo largo de todo el texto literario y del poder de las imágenes.

Uno tiene la sensación, dado el resultado de la edición, de estar ante un hecho puntual, que se distingue sobradamente de otros ejemplos, y que dentro de no demasiado tiempo podremos verlo como una obra de coleccionista, ejemplo editorial a recordar y conservar.

Eduardo Lastres

LA FERIA ABANDONADA

Septiembre 2013 | ISBN: 978-84-1508-35-8 | 40 páginas | Cartoné | 30 x 38 | 20,00€

Comprar