En una ciudad del norte de Europa, sin localizar, una niña paralítica observa la vida de la plaza desde su ventana. Se hace amiga de un repartidor, que la saca a pasear. Llega la guerra y deben separarse. El chico ha de ir a combatir y, a su regreso, las circunstancias propician un reencuentro.

Excelente novela gráfica. La narración tiene un ritmo tranquilo y avanza por medio de viñetas —entre una y varias por página—, que van todas sobre fondo negro. Las viñetas son normalmente cuadradas o rectangulares, salvo en los momentos de violencia y combates donde pueden adoptar formas quebradas.

El relato se divide en tramos, cada uno de los cuales va encabezado por un pequeño texto. El primero presenta el ambiente y cuenta el encuentro entre los protagonistas. El segundo arranca con una escena de guerra y muestra cómo la vida cotidiana de la ciudad empieza a cambiar. En el tercero la guerra llega de lleno al pueblo y el chico es alistado. En el cuarto el chico está ya en el frente mientras la chica deja la ciudad. En el quinto la niña está en el campo mientras el chico está en el frente y, al final, huye. En el sexto el chico llega a la ciudad, derruida, y encuentra la casa de la chica destrozada. En el séptimo vuelve a trabajar como repartidor con su antiguo jefe.

Como corresponde a un experto en cine publicitario, el autor arma la secuencia de imágenes, y cambia de puntos de vista o de planos, según le convenga para conseguir la mayor eficacia narrativa. El tono general de la historia es duro al mostrar la guerra y sus consecuencias, pero amable y esperanzador al pintar las relaciones entre los protagonistas. Según cuenta el mismo autor en el epílogo, preparó esta historia tomando su inspiración de las novelas gráficas europeas y avanzando en ella lentamente a lo largo de diez años.

Luis Daniel González
Leer artículo original

LA VENTANA

Abril 2012 | ISBN: 978-84-15208-16-7 | 224 páginas | Rústica | 17 x 23 | 18,00€

Comprar