portada del libro de Vacío

El buscalibros

Anna Llenas se ha propuesto hacer la vida más fácil a los peques, y lo está consiguiendo. Primero fue El monstruo de colores, para ayudar a los niños a entender las emociones, y ahora llega Vacío, para poder comprender qué ocurre cuando perdemos a un ser querido.

Julia es una niña normal y corriente que vive en una casita pequeña, de un pueblo mediano, sobre un gran cerro. Pero un día, de golpe, todo eso se fue y ella se quedó con un gran vacío. Un enorme agujero en su interior que no sabía cómo llenar ni qué hacer con él, ya que por él se colaba el frío y los más horripilantes monstruos. Julia trataba de llenarlo o de buscarle un tapón adecuado que lo cerrara para poder dejar de sentirse mal. Pero nada de lo que hacía funcionaba. Finalmente Julia aprende que ese vacío no se llena con cosas materiales, sino que debe buscar en su interior.

Realmente no llegamos a saber qué le ocurre a la protagonista de esta historia, suponemos que ha tenido una gran pérdida, pero no sabemos cuál, lo que lejos de ser algo malo nos puede servir para orientar esta historia hacia lo personal.

portada sección booktrailer

Una de las cosas que caracteriza a la ilustradora (y que a mí personalmente me maravilla) son los dibujos, y es que más que dibujos son como collages que combinan trazos, distintos materiales y mucho colorido. La edición del libro es una verdadera preciosidad, con sus tapas muy gruesas imitando al cartón y con la pequeña Julia en primera plana con su agujero en la tripa simulando ese «vacío». Al cogerlo para contarlo a los más peques nos puede dar miedo el número de páginas que tiene, pero no hay que asustarse, ya que las páginas contienen poquito texto (el justo para que los niños puedan entender qué ocurre) y lo que predomina son los llamativos dibujos.

Lo más bonito de esta historia es su positivismo, el saber que después de la tormenta llega la calma, que a pesar de que las pérdidas son momentos duros y tristes, de todo aprendemos, todo nos marca, por eso ese agujero que tiene Julia no llega a cerrarse. Al final debemos aprender a convivir con todo lo que nos ocurre, porque, a fin de cuentas, lo que somos es la suma de todo lo que nos pasa.

Con Vacío solo puedo decir que Anna Llenas se ha superado a sí misma y nos ha regalado una bella herramienta para explicar una de las cosas más difíciles de entender y de asumir a todos (especialmente a los más pequeños).

El buscalibros