Estudió teatro en París y literatura infantil en Norsk Barnebokinstitut, Oslo. Lleva veinte años trabajando como payaso para niños en hospitales infantiles y campos de refugiados. Su sensibilidad hacia la infancia se refleja en sus libros: Soy la muerte y Soy la vida, ambos ilustrados por Marine Schneider.

Libros Editados