Nació en en Hameln en 1756, hijo del músico militar y posteriormente funcionario de aduanas Johann Gottlieb Moritz, Moritz demostraría pronto una osada determinación por superar las barreras que le imponía su origen humilde. Su vida siguió un tortuoso camino lleno de padecimientos que lo llevaron incluso a un intento de suicidio. El joven Moritz, un chico solitario, desamparado y sensible, desoyó la voluntad de sus padres y pasó por diversas escuelas de Hannover, estudió teología en Erfurt y Wittenberg, demostró su entusiasmo por las reformas pedagógicas de los filántropos Basedow, Campe y Pestalozzi y se incorporó a una logia masónica.

Su obstinada lucha por lograr la independencia personal y la delicada relación entre genes y sociedad, y entre alma y entorno, queda descrita en su novela autobiográfica de carácter sociopsicológico Anton Reiser, una original combinación de confesiones vitales, esbozos de caracteres y estudio de casos. Las observaciones y conclusiones sobre psicología cognitiva que aparecen en est a novela (relacionadas con su convicción sobre la importancia de la primera infancia para el posterior desarrollo de la persona) constituyen los fundamentos de la psicología científica de los siglos XIX y XX.

Moritz trabajó desde 1778 (si bien de forma interrumpida) como profesor en Potsdam y más adelante en varias escuelas de Berlín, hasta que finalmente consiguió una cátedra en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Mecánicas así como en la Academia Militar de Berlín. En 1793 murió como consecuencia de una enfermedad tuberculosa con apenas 37 años y habiendo alcanzado el cargo de consejero real de Prusia.

Libros Editados