HomeCatálogoCatálogo 2007

Comprar

  • 18,00€
Publicado
Marzo 2007
ISBN
978-84-93481-18-6
Encuadernación
Cartoné
Formato
24 x 30
Páginas
32
Autor
Wolf Erlbruch
Ilustrador
Wolf Erlbruch
Traductor

Un libro para mecerse entre las plumas de la muerte. Una muerte que siempre nos acompaña para que no quedemos solos. Una muerte silenciosa que nos despide acariciándonos con un tulipán. El tulipán que nos guiará en nuestra marcha. Un libro para mecerse en los silencios, en las palabras, en las ilustraciones.

Wolf Erlbruch consigue que nazca un tulipán en algún lugar de nuestro desordenado corazón. Un tulipán sin edad para niños, para nosotros y para los que ya piensan en marchar.

Wolf Erlbruch responde con sencillez a las grandes preguntas con la poesía de sus ilustraciones y de sus historias.

Comentarios sobre El pato y la muerte en el libro El arte de ilustrar libros infantiles de Martin Salisbury y Morag Styles, editorial Blume.

Muerte y tristeza

Numerosas artistas y escritores han intentado abordar el tema de la muerte en los libros ilustrados. Por supuesto, la muerte en sentido general aparece con frecuencia en los libros infantiles, pero utilizarla como tema central de un libro infantil es algo muy distinto. La curiosidad natural de la mente infantil es insaciable, sobre todo acerca de los temas que los padres tienden a evitar. En el mundo desarrollado, para bien o para mal, muchas personas deciden posponer el momento de tener hijos. Esto significa que los casos en que los niños experimentan la pérdida de los abuelos son cada vez más frecuentes.

El tema de la muerte se ha enfocado de numerosas y variadas formas. Lo más habitual es tratarlo a través de la muerte de una mascota y una representación reconfortante del cielo, donde todo el mundo s encuentra a gusto y observa con cariño nuestros afanes terrenales.

Un enfoque bastante distinto es El pato y la muerte, de Wolf Erlbruch, publicado originalmente en Alemania en 2007, como Ente, Tod und Tulpe. El libro sigue las andanzas de un pato que se acerca al final de su vida y se percata de que la muerte (retratada sin concesiones a modo de esqueleto vestido) le persigue:

Desde hacía tiempo, el pato notaba algo extraño.
¿Quién eres? ¿Por qué me sigues tan de cerca y sin hacer ruido?

La muerte le contestó:
Me alegro de que por fin me hayas visto.
Soy la muerte.

Las páginas del libro son muy sobrias, con pocos elementos y fondo blanco y consisten principalmente en el diálogo filosófico entre el pato y su perseguidora. Cuando el animal finalmente siente frío y yace sin vida, la muerte se lo lleva al agua, coloca delicadamente un tulipán (elemento que aporta el único toque de color cálido) encima de su cuerpo y lo empuja suavemente para que emprenda su viaje.

Kit de Prensa

Críticas

Por El Cultural

Los protagonistas de esta alegoría ya habían aparecido en otros libros de Erlbruch. En La gran pregunta (Kókinos), la muerte respondía a ese interrogante vital con las siguientes palabras: «Estás aquí para amar la vida» mientras que, ante esta misma cuestión, el pato confesaba: «no tengo ni idea».

Leer opinión