Esclavo de la traducción, empezó en el ámbito técnico y derivó hacia la literatura como alternativa al suicidio. De pelaje áspero y rebelde, por lo general tiene un comportamiento dócil y tranquilo, aunque los estímulos gráficos, artísticos, humorísticos y creativos en general pueden causarle interesantes trastornos de conducta que dan sentido a su existencia.